Franquiciado, estos errores pueden ser muy graves

Como os prometimos la semana pasada, que hicimos un post enumerando alguno de los errores en los que no puede incurrir un franquiciador, hoy hacemos lo mismo pero para el franquiciado explicando un poco cuáles son las principales equivocaciones que se cometen, muchas veces de forma inconsciente.

¿Qué no debe de hacer un franquiciado?

Creerse que puede hacer todo lo que quiere: este es un punto complejo y también lo explicamos en el post anterior. Hay que partir de la base de que el franquiciado es un empresario jurídicamente independiente y que la franquicia es SU negocio. Pero… no hay que olvidar de que no es un negocio al uso, el contrato de franquicia establece que hay que cumplir unas directrices fijadas por la Central Franquiciadora y hay que tener bien claro que no se puede caer en la tentación de “personalizarse el negocio”

No ver el equipo: este también es un grave error que deriva del hecho de la naturaleza independiente del franquiciado. Este tiene que tener muy claro que él junto con la Central Franquiciadora, están en un mismo barco remando en la misma dirección y que los beneficios de uno redundan en el beneficio de otro. Se trata de no perder de vista el hecho de que ambos trabajan en provecho mutuo.

Perjudicar la imagen de la marca: cada franquicia es una pequeña embajada de la Central Franquiciadora en la localidad en la que está implantada por lo que el franquiciado debe cuidar al máximo  sus interacciones con los clientes y las de sus empleados. El franquiciado tiene en sus manos la imagen y la reputación de la Central por lo que debe de ser consciente de las responsabilidades que esto conlleva para él, para la Central y para otros compañeros franquiciados.

Desentenderse de la gestión: una de las ventajas de la franquicia es que una buena parte del negocio “te la dan hecha” Los franquiciados no tienen que romperse la cabeza buscando proveedores, negociando precios o diseñando campañas publicitarias. Esto hace que muchos franquiciadores, sobre todo los que adquieren una franquicia como inversión y no como autoempleo, asuman una labor meramente testimonial  dejando el negocio en manos de sus empleados. Esto es a nuestro juicio un grave error ya que como comentamos, las franquicias son las que toman el pulso de los clientes. La Central, por norma general, agradecerá las opiniones de los franquiciados, las sugerencias, etc… y estará encantada de tomar en cuenta todas estas aportaciones.

Estos son unos apuntes orientativos pero no son todos los que hay. ¿Se os ocurre alguno más? Compártelo con nosotros.

 

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X