Centro Franquicias Consulting

Consultoría

No arriesgue su inversión por no disponer de una sólida y contrastada información del cómo, cuando y con quien.

Si quiere formar parte como Franquiciado de una cadena ya establecida, ¡Consúltenos! Nosotros analizaremos sus posibilidades de éxito y la mejor alternativa que el mercado de los Franquiciadores le ofrece.

Si quiere expansionar su negocio a través de la Franquicia ¡Consúltenos! Nosotros le haremos su contrato de Franquicia a la medida de las necesidades de su negocio, decidiremos con usted la expansión más adecuada y realizaremos la creación documental necesaria (El Paquete de Franquicia) para garantizar su inversión y la mejor captación de inversores-Franquiciados.

“Usted sabe mucho de su negocio pero, si quiere expandirse a través de la Franquicia esto representa entrar de lleno en un nuevo negocio… ¿Está seguro que sabe usted lo suficiente de este negocio como para poder tomar decisiones sobre él?”

Para todo esto, 25 años dedicados a la Franquicia como Franquiciadores y como Franquiciados nos avalan.

No lo olvide, estar sólo… ¡¡ES UNA TEMERIDAD!!

Para más información, sobre cualquiera de estas alternativas, póngase en contacto con alguna de nuestras delegaciones.

¿Qué es la franquicia?

La Franquicia no es ni más ni menos que la cesión de experiencia sobre un negocio ya en marcha y ha demostrado su éxito.

Al cedente de esta experiencia y propietario de la idea de negocio se llama franquiciador y al inversor, que pasará a formar parte de la red de franquicias establecida por el franquiciador, se le llama franquiciado.

El sistema consiste en armonizar y regular la relación entre un inversor (franquiciado), que cree en este negocio, y la empresa explotadora de esta idea (franquiciador), haciéndolo desde las perspectivas operacionales del propio negocio y las legales, de acuerdo con las leyes españolas y el Reglamento Europeo de la Franquicia, de tal forma, que de esta relación comercial ambos salgan beneficiados.

Operacionalmente se le cede al franquiciado todos los datos sobre cómo debe explotar el negocio mediante los Manuales de Operaciones que posee la Central Franquiciadora para que el franquiciado tenga la oportunidad de obtener el mismo éxito que el franquiciador con la obligación de realizar la explotación de acuerdo con las instrucciones recibidas.

La parte legal de esta unión entre franquiciador y franquiciado consiste en la firma de un contrato que regule esta relación durante el tiempo que ambas empresas trabajen juntas.

Esta es una unión compleja, por regla general a muchos años y, para que ambos puedan ejercer su papel dentro de la red con la mínima conflictividad posible, los acuerdos contractuales y el campo de actuación de cada una de las partes, deberá de estar perfectamente definido.

Tendrán como objetivo común el correcto desarrollo de la red por ambas partes, velando por su imagen y respetando las características de identidad de la marca con el estricto cumplimiento de todo lo pactado en el contrato de franquicia, comprometiéndose, durante la duración del mismo, a denunciar cualquier alteración comercial que se detectada el mercado donde se desarrolla dicho negocio y que atente contra la integridad de la cadena.

Ventajas de este sistema comercial, para el franquiciador y para el franquiciado.

Para el franquiciador la relación con un inversor supondrá tener la capacidad de ocupar comercialmente el mercado en el que opera con mayor rapidez de estando solo, no necesitará capital para ello ya que todos los gastos del nuevo establecimiento correrán por cuenta del franquiciado y de esta forma desplazará a la competencia ya que no podrá establecerse en las mismas zonas elegidas por él si no es soportando grandes costes de marketing.

Podrá obtener mayores rentabilidades por su idea de negocio gracias a los cánones que pagarán los franquiciados, tendrá mayor capacidad presupuestaria de marketing y publicidad gracias a las aportaciones económicas de los franquiciados pudiendo llegar al consumidor con mayor rapidez y eficacia, aumentando su imagen de marca ante sus consumidores y controlará con mayor probabilidad de éxito su sector comercial.

Para el franquiciado, esta relación reglada con el franquiciador aumentará enormemente sus posibilidades de éxito y reducirá sus riesgos como empresario ante una complejidad comercial como la existente en la actualidad.

Explotará una idea de negocio que ya ha demostrado éxito en su explotación, de marca conocida en el mercado donde se desarrolla su negocio teniendo desde el primer día de apertura una imagen clara de su oferta ante sus posibles clientes.

Obtendrá valiosa información tanto técnica como operativa para la instalación de su negocio y posterior explotación del mismo respectivamente, obtendrá grandes ventajas financieras ante la banca al ir de la mano de una Central Franquiciadora lo cual aumentará su imagen como empresario favoreciéndose así de la posible concesión de los créditos necesarios para el establecimiento del negocio.

Se encontrará la red de proveedores ya establecida y con los mejores precios del mercado, se beneficiará extraordinariamente del marketing y de la publicidad de su marca a bajo precio, obtendrá la formación necesaria tanto inicial como en el transcurso de la duración de su contrato lo cual redundará en el aumento de la productividad de su plantilla para garantizarse el éxito de la explotación y la obtención de las rentabilidades estudiadas, dispondrá para el cálculo de su umbral de rentabilidad de los datos reales del mercado comunicados por el franquiciador que hará de sus planes de viabilidad un hecho real y no un supuesto lleno de incertidumbres, no estará solo en el mercado y, como consecuencia de todo ello, reducirá al máximo los posibles riesgos de fracaso que siempre tienen los negocios.

De la actividad comercial en régimen de franquicia

Artículo 62. Regulación del régimen de franquicia

1. La actividad comercial en régimen de franquicia es la que se lleva a efecto en virtud de un acuerdo o contrato por el que una empresa denominada franquiciadora, cede a otra, denominada franquiciada el derecho a la explotación de un sistema propio de comercialización de productos o servicios.

2. Las personas físicas o jurídicas que pretendan desarrollar en España la actividad de franquiciadores a que se refiere el apartado anterior, deberán inscribirse, en su caso, en el Registro que pueden establecer las Administraciones competentes.
A partir de: 3 marzo 2010 Número 2 del artículo 62 redactado por el apartado ocho del artículo único de la Ley 1/2010, de 1 de marzo, de reforma de la Ley 7/1996, de 15 de enero, de Ordenación del Comercio Minorista («B.O.E.» 2 marzo).

3. Asimismo, con una antelación mínima de veinte días a la firma de cualquier contrato o precontrato de franquicia o entrega por parte del futuro franquiciado al franquiciador de cualquier pago, el franquiciador deberá haber entregado al futuro franquiciado por escrito la información necesaria para que pueda decidir libremente y con conocimiento de causa su incorporación a la red de franquicia y, en especial, los datos principales de identificación del franquiciador, descripción del sector de actividad del negocio objeto de franquicia, contenido y características de la franquicia y de su explotación, estructura y extensión de la red y elementos esenciales del acuerdo de franquicia. Reglamentariamente se establecerán las demás condiciones básicas para la actividad de cesión de franquicias.

Descargar: Artículo 62. Regulación del régimen de franquicia

REAL DECRETO 2485/1998, DE 13 DE NOVIEMBRE

REAL DECRETO 2485/1998, DE 13 DE NOVIEMBRE, POR EL QUE SE DESARROLLA El ARTICULO 62 DE LA LEY 7/1996, DE 15 DE ENERO. DE ORDENACIÓN DEL COMERCIO MINORISTA, RELATIVO A LA REGULACIÓN
DEL RÉGIMEN DE FRANQUICIA Y SE CREA EL REGISTRO DE FRANQUICIADORES.

La actividad comercial en régimen de franquicia, desarrollado por medio de los denominados acuerdos o contratos de franquicia, mejora normalmente la distribución de productos y la prestación de servicios, pues da a los franquiciadores la posibilidad de crear una red de distribución uniforme mediante inversiones limitadas, lo que facilita la entrada de nuevos competidores en el
mercado, particularmente en el caso de las pequeñas y medianas empresas, y aumentando así la competencia entre marcas. A la vez, permite que los comerciantes independientes puedan establecer negocios más rápidamente y, en principio, con más posibilidades de éxito que si tuvieran que hacerlo sin la experiencia y la ayuda del franquiciador, abriéndoles así la posibilidad de competir
de forma más eficaz con otras empresas de distribución.

REAL DECRETO 2485/1998 DE 13 DE NOVIEMBRE

LEY DE ORDENACIÓN DEL COMERCIO MINORISTA

LEY 15-1-1996, núm. 7/1996 (BOE 17-1-1996, núm. 15)

Exposición de motivos

Los profundos cambios que han experimentado la distribución comercial minorista en España, la incorporación de nuevas tecnologías y formas de venta y el reto que ha supuesto la Unión Europea, así como la dispersión de la normativa vigente obligan a un esfuerzo legislativo de sistematización, modernización y adecuación a la realidad de los mercados.

La economía española precisa, para su adecuado funcionamiento, un sistema de distribución eficiente, que permita asegurar el aprovisionamiento de los consumidores con el mejor nivel de servicio posible y con el mínimo coste de distribución. Para alcanzar este objetivo, es preciso que el mercado garantice la óptima asignación de los recursos a través del funcionamiento de la libre y leal
competencia.

LEY DE ORDENACIÓN DEL COMERCIO MINORISTA LEY 15-1-1996, núm. 7/1996 (BOE 17-1-1996, núm. 15)

CÓDIGO DEONTOLÓGICO EUROPEO DE LA FRANQUICIA.

1. DEFINICION DE LA FRANQUICIA.

La FRANQUICIA es un sistema de comercialización de productos y/o servicios y/o tecnologías, basada en una estrecha y continua colaboración entre empresas jurídica y financieramente distintas e independientes (1), el Franquiciador y sus Franquiciados, en el que el Franquiciador dispone el derecho e impone a sus Franquiciados la obligación de explotar una empresa de acuerdo con sus conceptos (2). El derecho así concedido autoriza y obliga al Franquiciado, a cambio de una aportación económica, directa o indirecta, a utilizar la marca de productos y/o servicios, el “know how” (saber hacer) (3) y otros derechos de propiedad intelectual, ayudado por la continua asistencia comercial y/o técnica, en el marco de un contrato de Franquicia escrito suscrito por las partes a este efecto.

CODIGO DEONTOLOGICO EUROPEO DE LA FRANQUICIA.

Diario Oficial de la Unión Europea.

Comunicación de la Comisión relativa a la aplicación del artículo 101, apartado 3, del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea a determinadas categorías de acuerdos, decisiones y prácticas concertadas en el sector de los seguros

1. INTRODUCCIÓN Y ANTECEDENTES

1. El Reglamento (CE) n o 358/2003 de la Comisión ( 1 ), Reglamento de exención por categorías del sector de los seguros (REC), que expiró el 31 de marzo de 2010, aplicaba el artículo 101, apartado 3, del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea ( 2 ) (el Tratado) a determinadas categorías de acuerdos, decisiones y prácticas concertadas en el sector de los seguros.

Comunicación de la Comisión relativa a la aplicación del artículo 101, apartado 3, del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea a determinadas categorías de acuerdos, decisiones y prácticas concertadas en el sector de los seguros

Diario Oficial n° L 102 de 23/04/2010 p. 0001 – 0007

Reglamento (UE) Nº 330/2010 de la Comisión, de 20 de abril de 2010 , relativo a la aplicación del artículo 101, apartado 3, del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea a determinadas categorías de acuerdos verticales y prácticas concertadas Texto pertinente a efectos del EEE

LA COMISIÓN EUROPEA, Visto el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, Visto el Reglamento (CEE) no 19/65 del Consejo, de 2 de marzo de 1965, relativo a la aplicación del apartado 3 del artículo 85 del Tratado a determinadas categorías de acuerdos verticales y prácticas concertadas [1] y, en particular, su artículo 1, Previa publicación del proyecto del presente Reglamento, Previa consulta al Comité consultivo en materia de prácticas restrictivas y posiciones dominantes, Considerando lo siguiente:

Descargar: Reglamento-330-de-2010-de-la-Comision

Ya hemos comentado que para la regulación de la vida de la franquicia y como garantía para ambas partes, deberá de existir entre ambos un contrato que regule y armonice el desarrollo del negocio.

El contrato de franquicia es un contrato atípico y es jurídicamente un contrato de distribución. Se trata de un documento imprescindible entre las partes donde se definirán una serie de acuerdos que garantizaran a las partes su cumplimiento y respeto en todo lo pactado.

Hará que su relación sea duradera y estable y cualquier litigio entre ellos pueda tener una referencia legal que evite males mayores.

El franquiciador pretenderá desde el contrato de franquicia regular y arbitrar la relación con todas las franquicias de la red, introduciendo en él los procedimientos operativos, de imagen corporativa y de tipo productos que podrá utilizar en sus ventas que garantizaran la imagen de la cadena ante sus consumidores.

Así mismo introducirá en el contrato todos los pactos necesarios para garantizar a toda la cadena la confidencialidad de sus procedimientos operativos y de ventas, patrimonio de gran valor para todos los franquiciados, que les asegurará ventajas competitivas ante los comercios similares al suyo.

Al franquiciado se le garantizaran sus derechos en la cadena y le quedarán perfectamente definidas sus obligaciones. Quedarán regulados dentro de él la duración del mismo, la zona de exclusividad si la central las ofreciera, las condiciones para el cierre anticipado si hubiera causas para ello, las obligaciones del franquiciador, el pacto de no competencia poscontraltual, los cánones de entrada y mensuales del mantenimiento de la franquicia así como de publicidad y cualquier otro que pudiera existir.

El contrato de franquicia, es en consecuencia, un documento que revelará al franquiciado que quiere adherirse a una cadena ya establecida de comercios, la serie de obligaciones que asumirá con motivo de su implicación para llevar el negocio de acuerdo con las directrices que el franquiciador recomienda, exige e impone a todos sus franquiciados.

El Paquete de Franquicia son una serie de documentos que contendrán toda la información necesaria de la empresa para la captación de inversores, si se ha decidido expandir la compañía a través de este sistema comercial.

Es de importancia vital para la empresa disponer de un dossier que sea capaz de transmitir a un inversor de una forma clara, eficaz y sugerente las cualidades y atributos de nuestra empresa de tal forma que desde el principio cree en el inversor la motivación necesaria y suficiente para convertirse en franquiciado de la red.

Es evidente que esta información deberá ser mimada por el franquiciado a la hora de su creación ya que será la tarjeta de presentación de su empresa ante el mercado de posibles inversores en su negocio.

Toda esta documentación valdrá para convencer al inversor a integrase en nuestra empresa y supone poner de manifiesto, ante ese posible franquiciado, de las ventajas operativas, comerciales y financieras que para él supondrá sumarse a la red de nuestra franquicia.

Estos documentos son:

  • 1 Dossier Informativo
  • 2 Documentos Jurídicos
  • 3 Manual de Imagen Corporativa
  • 4 Manuales Operativos y de Explotación
  • 5 Cálculo del Umbral de Rentabilidad
  • 6 Presupuesto de Inversión
  • 7 Plan y Estudio Financiero
  • 8 Calendario de Apertura
  • 9 Métodos de Formación
  • 10 Estado de la Competencia

La importancia de los manuales de franquicia

Como es lógico y fácil de entender no es posible la creación de un tipo de manual estándar que pudiera valer para cualquier Central Franquiciadora. Cada Central será ella y sus propias circunstancias y características las que definirán cada uno de sus manuales.

Dada la enorme diversidad de Centrales Franquiciadoras existentes en el mercado sería imposible hacer mención a las características que cada una de ellas transmitirá a sus manuales operativos.

Lo que si creemos que es fácil de entender es la necesidad de la existencia de esos manuales operativos y de explotación que cualquier central, por pequeña que sea, debe de tener a disposición de sus franquiciados.

Estos manuales serán una garantía para la Central Franquiciadora en cuanto a los procedimientos empleados por sus franquiciados en la explotación de sus franquicias que lo harán TODOS con idénticos procedimientos, homogeneidad de sus productos y consecuentemente con uniformidad de sus resultados, salvaguardando la imagen de la cadena ante los ojos de los consumidores.

La composición de una cadena de franquicias se hace a través del tiempo y con la participación de multitud de personas, con diferentes culturas e inteligencias y que todas pondrán a disposición de la Central Franquiciadora sus diferentes capacidades para desarrollar un negocio de tal forma, que a pesar de esas marcadas diferencias existentes en cada uno, la imagen transmitida sea IDÉNTICA en todas las franquicias. Es evidente que eso solo se podrá conseguir disponiendo de una GUIA de comportamientos operacionales, contables y publicitarios común para todos: LOS MANUALES DE OPERACIONES.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
shares