Detrás de cada franquicia hay un emprendedor

Es muy habitual escuchar que hay que apoyar al pequeño comercio frente a las grandes superficies y todos, o casi todos, nos imaginamos ese pequeño comercio como  la tienda de toda la vida de barrio regentada por un vecino entrañable. En este ejercicio de imaginación siempre dejamos fuera a las franquicias que se meten en otro saco, un saco más impersonal y lejano, que no es el de las grandes superficies pero que se le acerca mucho ya que no las sentimos como propias.

La realidad es que si dejamos a un lado las franquicias que requieren de una importante inversión, muchas franquicias no dejan de ser tiendas de barrio regentadas por gente de la zona que da empleo a trabajadores locales. Son modelos de negocio en muchos aspectos iguales a los tradicionales ya que tienen al frente a un pequeño o mediano inversor que se autoemplea y/o da trabajo a una o dos personas. No dejan de ser apuestas de comercio con una forma de distribución en trastienda diferente a la habitual entre proveedor y cliente pero que en todo lo demás se parecen mucho al pequeño comercio tradicional ya que tienen al frente a un emprendedor que arriesga su capital, proporciona riqueza y trabajo en el sitio en el que se instala y, pone tanto esfuerzo e ilusión como el que más en que su negocio salga adelante.

Por todo ello y al hilo del post anterior, debemos estar orgullosos de ser franquiciados y defender las franquicias porque también son generadoras de riqueza y potencian la oferta comercial de la zona, haciéndola más internacional, más económica y más variada.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X