Franquiciar o no franquiciar, esa es la cuestión

ser-o-no-ser

Muchos franquiciadores se preguntan qué resulta más interesante: si apostar toda la expansión a la franquicia o si reservarse como propios algunos de sus negocios.

Como todo en la vida esta decisión tiene sus pros y sus contras los cuales convienen analizar para poder decidir lo más adecuado para la expansión de nuestra empresa.

Antes de meternos en materia, es fundamental hablar de los pros y los contras de cada opción. Franquiciar significa dejar en manos de un “socio” “parte” de nuestro negocio. Esto nos puede suponer reducción de problemas y preocupaciones que traen consigo la operativa diaria. Así a bote pronto se me ocurren los problemas con la gestión de personal, uno de los grandes caballos de batalla de las empresas. Otro punto importante es que permiten acceder a mercados que no dominamos y en los que ese importante contar con la presencia de un socio local y también es muy valorable el hecho de que se nos proporciona una posibilidad de expansión a coste reducido. El hecho de tener franquicias también supone reducir ciertos riesgos. La central franquiciadora se convierte en la unidad mínima imprescindible que teje una red que puede aumentar o reducirse en función de las circunstancias económicas sin que los cierres de unidades afecten a la misma de una forma tan dramática como si fuesen propios. Por el contrario, dejamos parte de nuestra empresa (la parte que se refiere a nuestra imagen de marca) en manos de un tercero y vemos limitada nuestra obtención de ingresos ya que ganamos menos que si explotásemos la empresa directamente.

En muy resumidas cuentas, simplificando quizás demasiado, se gana menos y se delega más (con todo lo positivo y negativo que esto implica)

Las unidades propias por el contrario, implican un mayor desembolso de implantación y de cierre (si se da el caso) generan todos los problemas derivados de la operativa del negocio. Aquí los ingresos son más elevados y tenemos un control absoluto del negocio ya que las cosas se hacen tal y como decide la central.

En función de las características de nuestra empresa hay que decidir qué opción pesa más e inclinarnos por una opción u otra o, lo que a nosotros nos parece más recomendable en la mayoría de las ocasiones, una fórmula intermedia.

En Centro Franquicias creemos que es importante tener dos o tres unidades propias porque se pueden considerar como los “buques insignia” de nuestro negocio: avalan nuestra trayectoria,  y son ejemplos a seguir. El resto de expansión dejarla para la franquicia que, si se lleva a cabo de manera firme, ordenada y tutorizada por profesionales que sepan lo que hacen, es garantía de éxito ya que se trata de una fórmula de negocio que, bien llevada, permite crecer de una manera cómoda y rentable.

 

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X