Por qué nos gustan las franquicias?

Es muy habitual encontrar opiniones, sobre todo en la prensa escrita, contra la franquicia. Sin embargo, es indudable que las franquicias gustan y tienen éxito ¿cuáles son los motivos? Vamos a intentar identificar alguno de ellos:

 

Potente imagen de marca. Con la globalización y el acceso a redes sociales prácticamente en todo el mundo se conocen las últimas novedades en productos y servicios de determinadas enseñas. Hoy en día, la publicidad y la consiguiente generación de necesidades de consumo se realiza a nivel internacional. Podemos desayunar lo mismo que una persona que vive en Tokyo y llevar los mismos pantalones de la colección otoño invierno 2015 que otra persona que pasea por Central Park y que hemos visto en un tablón de Pinterest. En la franquicia de nuestra localidad conseguiremos lo mismo y a la vez. Ya no hay fronteras.

 

En segundo lugar, el uso de fórmulas testadas. La gran mayoría de las franquicias tienen detrás mucho trabajo seleccionando productos estandarizados que satisfacen los gustos y las necesidades de la inmensa mayoría de la población.

Es fácil comprenderlo en el caso de la comida rápida: cuando una cadena de este tipo presenta, por ejemplo, una nueva hamburguesa,  es que esta ha sido sometida  previamente a estrictos controles de calidad y  la ha probado una muestra de la población lo más heterogénea posible. Con estos antecedentes, hay muchas probabilidades de que  cuando la probemos nos conquiste con su sabor ya que en su elaboración se han tenido en cuenta los gustos de un amplio espectro de consumidores.

 

Finalmente, la amplia implantación a nivel local de las franquicias también es un punto a  favor de las mismas. Esto se entiende mejor con los siguientes ejemplos: comprar un producto en una tienda en nuestro lugar de vacaciones y devolverla en nuestro lugar de origen o ver anunciado un producto o servicio en una revista de tirada nacional y saber que nos podemos hacer con él en nuestra localidad de residencia son facilidades que desde hace años tenemos con las franquicias. Es muy habitual la anécdota de viajeros que en países exóticos donde no son capaces de encontrar comida a su gusto buscan desesperados las grandes cadenas de comida rápida porque saben que sus productos no les van a decepcionar ya que sabrán exactamente igual que los que ellos consumen en sus hogares.

 

Aspectos como estos contribuyen al éxito de una fórmula comercial que a día de hoy ofrece mayores garantías para su propietario que un negocio tradicional y que, con las cifras en la mano, no deja de crear empleo.

Tú, qué opinas ¿te gusta la franquicia?

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X