Qué franquicia elegir? III

Qué me van a pedir/qué puedo dar.
Aquí es básico examinar si las exigencias de la franquicia están a la altura de nuestras posibilidades. Los dos grandes caballos de batalla son el económico y el personal. Hay que ser plenamente conscientes de que a partir del momento en que firmamos el contrato vamos a tener en nuestras manos un negocio que dependerá en su mayor parte de cómo lo gestionemos. Es básico analizar nuestras circunstancias para saber si vamos a poder asumir un compromiso con la central franquiciadora. En función del tipo de negocio tenemos que analizar si estamos dispuestos a viajar, a hipotecarnos, o a dedicarle horas y trabajar festivos, por citar algunos ejemplos. En muchos casos, se dejará de ser asalariado para convertirse en jefe y a pesar de lo que pueda pensar mucha gente, para ser jefe hay que saber. Implicará liderar, tomar decisiones impopulares, hacer sacrificios, etc… En muchas ocasiones, de nuestras actuaciones dependerán aspectos fundamentales de la vida de terceros. Por tanto, es fundamental hacer introspección y decidir si vamos a poder hacer frente a una responsabilidad de esta naturaleza o si es algo que nos quedará grande.
Trabajando fielmente ocho horas por día, puedes conseguir ser un jefe y trabajar doce horas por día.
Robert Frost

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X